Premios de convivencia y transformación

El pasado lunes 19 de Junio, celebramos en nuestra comunidad de aprendizaje los premios de convivencia, algo que ya empieza a ser una  tradición para el alumnado.

Este año estamos de enhorabuena porque hemos celebrado la tercera edición consecutiva y cada vez hay más alegría y motivación de todos y todas.

Processed with MOLDIV

Estos premios nacen como parte del MDPRC (modelo dialógico de prevención y resolución de conflictos) una de las actuaciones de éxito que llevamos a cabo en el centro.

Una parte muy importante de este modelo es la norma que acordamos y consensuamos entre todas las personas en los espacios de diálogo de nuestra comunidad: «Me gusta que trates bien ¡gracias!».

Pero otra parte importante del modelo es poner en práctica las actuaciones, que según las principales principales investigaciones internacionales, ayudan a prevenir la violencia en los centros.  

Una de estas claves, la quinta, nos dice: 5. Pasar del lenguaje de la ética al lenguaje del deseo (dotar de atractivo lo no violento y vaciar de atractivo lo violento). Estas claves fueron trabajadas por nuestra comisión de convivencia durante el curso 14/15 y las concretamos en “10 ideas para tratarnos bien”, la clave 5 se concretó en la siguiente idea: 5. Quien me gusta de verdad es quien me trata bien.

Cuando presentamos estas ideas a las familias en un asamblea extraordinaria, entre las propuestas que nos lanzaron estaba esta idea: “Premiar a los niños y niñas que se portan bien”

Por tanto, estos premios son fruto, no solo del modelo dialógico de convivencia, si no también de la participación educativa de la comunidad, otra de las actuaciones educativas de éxito que mejoran la convivencia en los centros, y por tanto, ayudan también a mejorar nuestros resultados.

El acto comenzó con los testimonios y compartires con el resto de clases. Alumnado de cada aula subió a compartir vivencias, ya sea por escrito o de forma espontánea, sobre cómo ha sido cumplir nuestra norma de convivencia.

Pensamos, desde la perspectiva del modelo dialógico, que es una herramienta muy potente que permite compartir logros y sentimientos positivos para toda la comunidad. “Poner en palabras” todas las acciones transformadoras que se han vivido en el centro llena de creación de sentido y refuerzan la existencia de un proyecto común, que cohesiona a la comunidad. En estos compartires escuchamos frases como:

“Me gusta venir al colegio, porque mis amigas y amigos me tratan con respeto y cariño”  

“Un amigo o amiga es aquel que siempre me trata bien, me ayuda y yo lo ayudo, comparte sus cosas, juega conmigo y lo pasamos genial.”

“Es importante recordar a nuestros compañeros y compañeras cual es la norma, así conseguiremos estar mejor en nuestro cole.”

“(…) Todo esto que he aprendido ha sido gracias a mis compañeros, voluntarias, profes y mi esfuerzo”

A continuación, el alumnado de 6º interpretó, por segundo año consecutivo, la obra de teatro “El club de valientes”, adaptación del cuento “El club de los Valientes” de la editorial SM con el que se comienza en las aulas el trabajo en socialización preventiva de la violencia y que da inicio a las dinámicas de club de valientes de las aulas que así lo desean.   

En la imagen que vemos a continuación podemos ver cuando el club de valientes que han formado Alan y sus amigos han plantado cara al matón de Samuel de forma pacífica y le han dicho que así no les gusta que les trate. Entre Samuel «el matón», que se ha quedado solo en un lado, y Alan y sus amigos, podemos ver a Nala, la amiga del mundo de los valientes que hizo que Alan descubriera al valiente que lleva dentro. Fue así como creó el club, ella nos cuenta en esta escena cómo acaba la historia.  

Después de la obra comenzaron los premios de convivencia. El primer premio en entregarse fue el de asistencia al cole de Infantil y Primaria.

Los niños y niñas que más vienen al cole subieron al escenario y recogieron un diploma y su regalo, y además un fuerte aplauso de toda la comunidad.

A continuación fue el turno de los premios a los que siempre cumplen la norma, elegidos por el propio alumnado en sus asambleas. Cómo no, se llevaron su diploma, un regalo y una fuerte ovación.

Por último, los premios de convivencia también reconocen el esfuerzo y la mejora del alumnado y lo hacen a través de este premio que también eligen las asambleas de aula. Dialogan y buscan quienes han sido los que más han mejorado y se han transformado en el cumplimiento de la norma.

Después de los premios, aprovechamos para que la comunidad pudiera despedir a la clase de 6º.

Recibieron unas hermosas palabras por parte de su tutora y un emocionante vídeo recopilatorio de su paso por el centro desde infantil hasta 6º de primaria, fue el broche final a una jornada llena de transformación y creación de sentido.

Jornadas como está nos refuerza la idea de que si la Comunidad de Aprendizaje camina día a día, el futuro de nuestro alumnado será mejor.